40 años confiando en Muebles Saskia
Cama de 150 cm.
 
 

Ver Colección El Libro »

Cama de 150 cm.

Referencia: 3468

Cama fabricada en madera de madera de roble. Compuesta por un cabecero en forma de rejilla en la parte superior.

Medidas: 163 x 110 x 200 cm.

Este producto se puede realizar en diferentes acabados y medidas especiales. Indique la medida que necesite, así como el acabado y solicite presupuesto

Producto no disponible

 

Compartir:

Ver más Camas
Ver Camas de estilo Clásico

Precio

A consultar.

Medidas de los productos

Ancho: 163 cm.
Altura: 110 cm.
Profundidad: 200 cm.

Características

Cama fabricada en madera de madera de roble. Compuesta por un cabecero en forma de rejilla en la parte superior.

Este producto se puede realizar en diferentes acabados y medidas especiales. Indique la medida que necesite, así como el acabado y solicite presupuesto.

Información importante

Producto elaborado en madera de pino o nogal maciza.

Encuentra el producto que buscas

Todos los productos de Dormitorio Clásico
Camas de estilo Clásico

Roble

El árbol de roble blanco, de la familia de las Fagáceas, se encuentra en abundancia en el norte de Europa, Estados Unidos y Japón.

Es de textura gruesa y de color pardo amarillento. Su madera es densa, fuerte y dura, por lo tanto puede resultar difícil de trabajar y tallar. Se considera una madera sólida y duradera.

Se utiliza en la construcción estructural, debido a su solidez y durabilidad, consiguiendo un aspecto tradicional, suntuoso, cálido y acogedor. También se utiliza en la fabricación del mobiliario de calidad y ebanistería, revestimientos, parquets, instrumentos musicales entre otros.

Otro tipo de madera de roble es el roble rojo, de la familia de las Fagáceas, que se encuentra en las zonas templadas del hemisferio norte, principalmente en Norteamérica e Irán.

La madera de roble rojo presenta el característico color rojizo; es de textura gruesa y grano recto. Tiene características mecánicas bastante similares a las del roble blanco, a diferencia de que es de menor durabilidad, de ahí no se suele utilizar para elementos estructurales. Su uso se reduce a revestimientos para interiores, fabricación del mobiliario, ebanistería y parquets.